Trabajar por amor al arte

Si les ofrecieran la oportunidad de hacer ese trabajo que les gusta y les apasiona, pero sin recibir ningún tipo de remuneración económica a cambio ¿aceptarían?

Este ha sido un dilema desde que empecé mi carrera de comunicación social y periodismo. En los primeros semestres acepté varios trabajos sin recibir un peso, para ganar experiencia y porque me divertía. También porque en ese entonces pensaba como muchos colombianos:  al inicio hay que “regalarse”, para poder engancharse al mercado laboral.

Sin embargo, al ganar experiencia la idea de “regalar” mi trabajo dejó de ser una posibilidad. Cosa que cambió cuando me mudé a Alemania y me enfrenté al reto de reorientar mi carrera profesional a las necesidades y exigencias del nuevo contexto. Así fue como volví a mis inicios: trabajar por amor al arte.

Por puro gusto trabajo en este blog, con el cual he aprendido, he reflexionado y he crecido como profesional y como persona. A este blog le debo también la oportunidad de conectarme con otros bloggers e inmigrantes en Alemania, que también están buscando la forma de sentirse útiles y felices en la nueva sociedad.

De lo que me he dado cuenta es de lo vulnerables y “explotables” que somos cuando trabajamos en un área que nos gusta; como si el placer, en lugar de sumarle, le quitara valor a lo que hacemos.

No he sido la única blogger que ha recibido propuestas para escribir artículos por un precio irrisorio, o para hacer colaboraciones “kostenlos” en medios de comunicación, con la promesa de generar mayor visibilidad.

Lo que se nos olvida es que con nuestro trabajo otros se están lucrando. Eso lo recordé hace poco, cuando un nuevo proyecto editorial me contactó para que hiciera parte de su equipo de trabajo. Al menos la mitad del año trabajaría sin recibir un céntimo y luego se analizaría la posibilidad de remunerar en algo mi trabajo como redactora; eso que cualquiera con un smartphone puede hacer.

Y debo confesar que por un momento, vi esa oferta como la única oportunidad de impulsar mi carrera en Alemania. Pero después de analizar las ventajas y desventajas de aceptar esa oferta laboral la rechacé. Una de las razones de peso fue hacer conciencia sobre algo que me costó entender en Colombia: el trabajo y el tiempo son valiosos. Si yo misma no soy capaz de darles el valor que merecen, ¿cómo esperar a que otros lo hagan?

Lo curioso fue que una semana después de este episodio, recibí otra propuesta de trabajo. Esta vez, sí estaban interesados en remunerar mi trabajo y mi esfuerzo con algo más que palmadas en el hombro…

PD: nunca le regalen a un tercero ni su trabajo ni su tiempo. Es cuestión de autoestima.

 

Foto portada Designed by valeria_aksakova: Freepik

8 comentarios sobre “Trabajar por amor al arte

  1. Hola Karina! que interesante y complejo. Yo lo hago siempre y cuando sea una ayuda y no “mano de obra barata”. Viajando como voluntario han habido momentos que me he sentido tal y como lo dices en tu texto. Esos han sido cuando he trabajado para privados que quieren ahorrarse costos. Sin embargo, ahora he estado asistiendo a instituciones sociales es una historia diferente. Por otro lado, no se vive del aire y afortunadamente he podido ayudar a cambio de acomodación y comida. Entonces la ayuda no ha sido 100% gratuita… bueno hasta ahora, al parecer este domingo tengo mi primer taller para una ONG en la ciudad donde vivo y lo voy a hacer por el simple gusto. Ya te contaré como me va. Un abrazo y gracias!

    Me gusta

    1. Hola David…estoy de acuerdo contigo. Con los voluntariados la historia es distinta, la satisfacción de ayudar a otros es lo que recompensa ese trabajo. Aunque no se vive del aire, creo que la vida misma se encarga de equilibrar las balanzas…Muchas suerte con el nuevo proyecto

      Me gusta

  2. Hace poco estoy siguiendo tu blog y me parece genial :). Entiendo lo que dices porque también lo viví en Colombia, entonces al empezar aquí en Alemania en un empleo relacionado con mi profesión, no pregunté que salario iba a tener, simplemente pensé en tomar la oportunidad. Por suerte es una remuneración justa 🙂 pero estaba dispuesta a trabajar sin pensar en el salario. Felicitaciones por tu blog y la oportunidad de empleo que tienes ahora!! Abrazos y muchos éxitos.

    Me gusta

    1. Muchas gracias Cristina por compartir tu experiencia. Creo que nos pasa a muchos, por no perder la “oportunidad” muchas veces nosotros mismos no valoramos lo que hacemos. Y bueno, al final de cuentas no hay que tomar lo primero que nos llega…Saludos

      Me gusta

  3. Karinita, conociendo todo lo que has hecho por otras personas e instituciones desde antes de terminar la carrera, pienso que aunque muchas de ellas las realizaste sin remuneración alguna, te dieron mucha satisfacción porque te entregaste de corazón y viéndote ahora en el nivel donde te encuentras, creo que toda esta experiencia te ayudó a crecer personal y profesionalmente. Felicitaciones.

    Me gusta

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s