Cómo y cuándo empezar a leer un libro en alemán


Leer un libro en otro idioma siempre es un reto, más aún cuando es la primera vez. Cómo y cuándo empezar. No existe solo una respuesta, porque depende de nuestro gusto por la lectura, del nivel de conocimientos que hemos ganado en el idioma y sobretodo de la disposición que tenemos para asumir ese reto.

Les comparto mi experiencia:

El primer libro en alemán que empecé a leer por diversión fue una compilación de cómics del Pato Donald que me regaló mi esposo. Estaba apenas en mi nivel A1 del curso de alemán y mi experiencia con los cómics fue catastrófica, porque me sentí totalmente incapaz de entender una sola historieta, sin tener que acudir cada segundo al diccionario.  A las pocas páginas lo abandoné.

Cuando terminé mi nivel B1 me regalaron dos novelas juveniles, que por el estilo y la temática sabía que no pasaría de las primeras hojas; así que los dejé de lado. Por ese entonces ya tenía el hábito de leer noticias y crónicas en el periódico, y con eso me entretuve.

Solo hasta que terminé el nivel B2, se despertó en mí ese deseo por leer un libro en alemán. Quería probar mi progreso durante las clases de alemán con una actividad que disfruto. Además necesitaba con urgencia un medio que me obligara a sumergirme en otro mundo y a mantener la concentración lejos del internet.

Escogí el libro “Das leben kann so einfach sein” de Ingo Froböse y Peter Grossmann. Lejos de ser un clásico, es un libro que aborda de forma fluida y suelta los aspectos importantes para llevar una vida saludable. El estilo de narración anecdótico hizo mi lectura más digerible y como había leído sobre el tema con anterioridad, el vocabulario no me resultó totalmente desconocido, lo que me permitió avanzar sin tener que recurrir al diccionario de forma frecuente. Lo mejor fue que al finalizar el libro, quedé con ganas de leer más en alemán.

Hablando sobre este tema con profesores y colegas en mi actual curso de alemán (C1), concordamos en que lo más importante es escoger un libro sobre un tema que nos interese. Es irrelevante si el libro es corto o largo, si es un clásico o una lectura “liviana”, lo indispensable es que tengamos ganas de devorarlo. Así cuando lleguen las palabras desconocidas o estructuras gramaticales complejas, tendremos más disposición para superar esa barrera.

Otro aspecto importante es reconocer en qué momento estamos dispuestos a leer un libro en alemán. Lo recomendable es no hacerlo en los primeros niveles, porque allí apenas estamos conociendo las estructuras gramaticales y el vocabulario suele ser precario. Sin embargo, cada persona es y aprende diferente, así que esto depende de qué tan rápido avanza nuestro aprendizaje del idioma.

Acercarse a un libro por gusto y no por obligación, porque lo necesita para aprender alemán o para cumplir con deberes académicos, puede tomar tiempo. Siga su instinto y cuando tenga el deseo de leer un libro, inténtelo. Si pasa de las dos primeras páginas sin usar el diccionario y logra entender el contexto, quizás sea hora de asumir ese reto.

Otros tips que ayudan en la lectura:

1- Leer sin ayuda de un diccionario: lo más probable es que dentro del libro encontremos vocabulario desconocido o que no recordemos. Sin embargo, mi recomendación es no detener la lectura para buscar cada palabra. Se sorprenderán de la capacidad que tiene el cerebro para encontrar el significado de las palabras haciendo uso del contexto.

En mi caso, cuando no logro seguir el hilo de la historia porque existe una palabra clave que desconozco, la subrayo y al terminar el capítulo hago una pausa para buscar su significado. Con un breve repaso de la lectura es suficiente para entender lo que no me había quedado claro…después continúo.

2- Usar guiadores de lectura: este tip lo aprendí en el curso de lectura rápida “Aprende a leer tres libros por semana” y realmente es muy bueno para leer textos en otros idiomas. Un guiador puede ser un lapicero, el cual nos servirá para señalar las líneas que vamos leyendo. Se puede ubicar debajo o al final de cada línea. La idea de los guiadores es darle agilidad a la lectura, mantener la concentración y evitar perderse, especialmente cuando aparecen frases complicadas de digerir.

3- Dejar lejos el teléfono celular: es bien sabido que los teléfonos inteligentes son ladrones del tiempo, si no le ponemos límites. Así que para evitar la tentación de mirar redes sociales, correo electrónico o divagar en internet cuando la lectura se torna difícil, lo mejor es dejar el teléfono lejos del alcance de la mano. Si usa algún diccionario online, procure utilizarlo solo al final de los capítulos o párrafos para que no interrumpa la lectura. Una vez que aclare sus dudas, deje el teléfono lejos, para evitar las distracciones que lo pueden llevar a olvidarse de la lectura.
¿Ya leíste tu primer libro en alemán?¿Cómo fue tu experiencia? Cuéntame en los comentarios

7 comentarios sobre “Cómo y cuándo empezar a leer un libro en alemán

  1. Están geniales estas recomendaciones. A mi me ha servido, como a los niños cuando estan aprendiendo, leer en voz alta. Me permite escucharme y mantener la concentración. Mi hija de 7 años en esto ha sido de gran ayuda. Me recomienda libros de los suyos, busca aquellos que piensa que “me pueden ayudar para mi trabajo” (sabe que con frecuencia hago referencia a libros o películas infantiles para escribir en mi blog o en mi cuenta en instagram ) y se presta a escuchar aunque ya se sepa el cuento. No me sirve los libros rosario infantiles muy cortos o para niños muy pequeños. Más bien los de aventuras 🙂 .

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola Rosario…Uno de mis profesores siempre me resaltó la importancia de leer en voz alta. Cosa que no hago, me siento extraña leyendo en voz alta para mí sola. Pero creo que es un buen ejercicio, para mantener la concentración como dices, pero también para mejorar nuestra dicción, en esa parte me falta un montón por mejorar…saludos y gracias por compartir tu experiencia

      Me gusta

  2. Karinita, aunque no se hablar y mucho menos escribir en alemán, pienso que estos tips son muy importantes para tenerlos en cuenta en otros idiomas. Cuando leo, generalmente me gusta el subrayado, volver a leer el párrafo cuando en la primera pasada no tengo claro, evitar los distractores como el celular o ruidos aledaños al lugar donde estoy leyendo, entre otros. Respecto al alemán creo que necesito empezar a identificar algunos vocablos y expresiones elementales porque tu sabes, en cualquier momento puedo visitarte y voy a necesitar un repertorio mínimo para entender aunque sea un poquito de lo que hablan. Buen trabajo.

    Le gusta a 1 persona

  3. Muy interesante tu articulo.
    Cuando llegue aqui y pasaba por las librerías se me hacia “agua la boca”, y me frustraba no poder comprarlos para leerlos, jejejeje. Yo empece leyendo cómics y en mi escuela me recomendaron un libro de cuentos cortos, muy fácil de entender, cuando ya estaba en “Mittelstuffe” como se decía antes a lo que hoy llaman nivel B. Cuando nació mi hija leí sus libros de historias sencillas. Mi primer libro completo en alemán, que leí con mucha emoción, fue Berlin Alexanderplatz de Alfred Döblin.

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola Rosario. Pues a mi me pasaba igual. Creo que al inicio es frustrante no poder leer con la misma fluidez que tenemos en nuestro idioma materno. Pero es cuestión de paciencia y perseverancia. Por supuesto, ayuda muchísimo buscar lecturas que nos incentiven a leer y a seguir aprendiendo. Le daré una mirada a Berlin Alexanderplatz a ver cómo me va…saludos y gracias por compartir tu opinión.

      Me gusta

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s