4 aprendizajes de la cultura alemana

Tras casi dos años en Alemania puedo decir con certeza que no soy la misma persona. Eso lo notaron mis padres cuando los visité durante la navidad pasada, porque tanto mi actitud como la forma de ver mi país no eran las mismas.

Además de enfrentarme al reto de aprender un nuevo idioma y entender una cultura que se distancia en muchos aspectos de la mía, durante el proceso de adaptación han salido otros retos que me han exigido un cambio de mentalidad.

Entender que las cosas funcionan diferente y adaptarse con soltura al nuevo sistema toma tiempo. Pero cuando lo asumimos con gusto, los cambios simplemente van apareciendo hasta convertirse en costumbres adquiridas.

Aquí les comparto algunos cambios que me han costado, pero que hoy los asumo como aspectos positivos de mi vida y de mi experiencia en Alemania.

¿Concordamos en algunos?

1- Seguir procesos

La cultura alemana se caracteriza por tener reglas y procesos para todo. Quienes han tramitado permisos de residencia o documentos oficiales saben lo que significa la burocracia en Alemania: cada paso implica un trámite, una cita, un papel, un formulario, una carta, una autorización etc. Después viene la espera, esa que parece eterna para quien realiza las cosas a última hora o en tiempos que no concuerdan con la planeación de los alemanes.

Seguir procesos también es vital, por ejemplo, cuando uno desea solicitar un cupo en una universidad o aplicar a una vacante laboral. En estos casos, si se desconocen o se omiten pasos dentro de los procesos, lo más probable es que no se obtengan los resultados esperados.

Entender cómo funciona cada proceso en la sociedad alemana no se logra de la noche a la mañana. Pero con paciencia y tiempo, las experiencias nos van llenando de herramientas para poder asumir con soltura ese camino. El punto está en tener la disposición de aprender y asumir ese cambio de mentalidad.

2- Planear para todo

A quien no le gusta planear puede tener serios problemas de integración en Alemania, porque la sociedad de una u otra manera lo exige. No solo para hacer trámites con el Estado, también para encontrar un apartamento (piso), un trabajo o un cupo en una universidad hay que hacerlo con tiempo y planear el paso a paso para cumplir con todos los requisitos.

Quienes son madres saben lo que implica buscar un cupo en un Kindergarten, Schule o Gymnasium. Lo saben también quienes han viajado para aprender alemán y han tenido que esperar meses para obtener un cupo en la escuela de idiomas, porque hay una lista de espera de estudiantes que aplicaron con anterioridad a ese cupo.

Lo que he notado es que la planeación se extiende a las esferas privadas. Celebraciones de cumpleaños, visitas en casa, comidas con amigos y hasta encuentros para tomar un café, que podrían llegar a ser casuales, se planean con semanas y hasta meses de anticipación. Con el tiempo, debo confesar, uno va perdiendo espontaneidad.

Sin embargo,  aprender a planear me ha servido no solo para cumplir con las diligencias propias de la vida en Alemania, sino para darle orden a mi rutina de trabajo y empujarme a cumplir mis metas en tiempos determinados. No obstante, cuando se trata de divertirse, con mi esposo tratamos de hacerlo de forma más espontánea, aunque eso, muchas veces nos acarrea dificultades para encontrar una mesa en un restaurante, una habitación de hotel o tiquetes de viajes a precios módicos.

3- Mantener la disciplina

Si hay algo que nos caracteriza a los colombianos es la pasión y el entusiasmo que le imprimimos a nuestros retos y emprendimientos. El problema es que usualmente queremos ver resultados en el corto plazo y cuando no llegan, nos falta disciplina para perseverar en el camino.

Vivir en Alemania me ha servido para desarrollar mi visión a largo plazo, porque aprender un nuevo idioma y armar de cero un proyecto de vida no es algo que se logre en un par de meses. Eso cuesta asimilarlo, especialmente cuando se llega con expectativas que desbordan la realidad.

En este tiempo me ha servido tener como ejemplo una sociedad que se caracteriza por su disciplina. Solo hay que dar un vistazo en la historia reciente de Alemania para darse cuenta que la disciplina hace parte de la cultura alemana; sin ella no hubiera sido posible la reconstrucción de un país en ruinas, que hoy es una potencia económica mundial.

En los momentos de frustración también me ha servido estar en contacto con otros inmigrantes que hoy se sienten realizados con su vida en Alemania. Y  lo han logrado porque han sido disciplinados y persistentes para alcanzar sus metas. Cada quien tiene sus propios objetivos, la cuestión es de tiempo y de sostener el ritmo aún cuando la pasión decae.

4- Respetar el tiempo y el espacio del otro

Los alemanes son puntuales, eso es una realidad. Y así como no acostumbran a llegar tarde, tampoco les gusta que los hagan esperar. Si se presenta algún inconveniente, lo hacen saber a través de un mensaje o una llamada, para que el otro conozca la situación.

Esta cualidad está ligada al respeto por el tiempo del otro, respeto que también exigen. Por eso, la planeación es muy importante en la sociedad, porque con ella, los alemanes se aseguran que tendrán en mente sus eventos y compromisos; no importa si son laborales o personales, hay que llegar a la hora acordada.

Aquí he tenido que aprender a llegar a tiempo, no cinco o diez minutos después. Igualmente, a respetar el espacio del otro, ese que traspasó sin darme cuenta cuando voy a abrazar o saludar de beso en la mejilla a alguien que acabo de conocer o a quien he visto pocas veces, y se siente incómodo con mi extrema cercanía.

El espacio del otro también se respeta cuando no se irrumpe la tranquilidad de los vecinos haciendo ruido los domingos,  o cuando se acuerdan las visitas en casa antes de llegar. Quien planea y piensa en el otro siempre estará en la vía segura.

¿Te gustó o encontraste interesante este artículo? ¿Cuáles han sido tus aprendizajes en Alemania?¿Déjamelo saber en los comentarios?

 

12 comentarios sobre “4 aprendizajes de la cultura alemana

  1. Canada tiene un sistema muy parecido. Vivi año y medio en la Ciudad de Toronto, me aventuré, conocí y viví experiencias con personas que visitaban igual que yo, personas que viajaron para vivir aquí y que me enseñaron su cultura y su forma de ver la Vida cada día.

    Después de todo ese tiempo tuve que regresar a casa con mi familia mexicana, tanto ellos como yo nos dimos cuenta que yo ya no era el mismo, que había cambiado que me sentía aun más enraizado con mi forma de pensar y que necesitaba estar de nuevo en ese lugar donde mis sueños tenian la posibilidad de convertirse en realidad. Aprendí mucho y me apropié de tanto que al parecer una mitad mia se quedó en Canadá y la otra en México.

    Le gusta a 1 persona

    1. Después de emigrar no volvemos a ser los mismos. Pero creo que ese cambio de mentalidad es de mucha utilidad en nuestros países para contribuir con el desarrollo de los mismos. Aunque estoy muy contenta en Alemania, no descarto la idea de volver a Colombia, con un propósito social. Saludos

      Me gusta

  2. Pienso que lo importante de estos aprendizajes es que los alemanes los tienen establecidos, los practican y los respetan y eso hace que el país funcione y sea social y económicamente un modelo de cultura. Colombia es un país que tiene establecidos muchos aprendizajes para aprender a vivir en comunidad: en los programas educativos se encuentran escritos deberes, derechos, normas de convivencia, programas de emprendimiento etc, pero todo se queda en teoría, algunas personas los ponen en práctica, otros no o se cumplen a medias. Aclaro que mi país es muy agradable, se vive muy rico, tiene un paisaje y un clima envidiable, pero tengo que aceptar que somos muy desordenados e indisciplinados y difícilmente se acatan las normas de convivencia afectando muchas veces la tranquilidad y el descanso de otras personas lo que en algunos casos genera violencia.

    Le gusta a 1 persona

  3. Me gusta mucho lo que has escrito y la perspectiva con la que estás viviendo este proceso de adaptación en Alemania! Sin duda, el estar abierta a abrazar todos estos cambios que la experiencia aquí te ha traído, ha sido un factor clave para que hoy en día puedas agradecer todo lo que has aprendido. Yo también tengo mucho que agradecerle a este país.

    Le gusta a 1 persona

    1. Gracias por tu mensajes. A es tan fácil ver los cambios positivos, cuando nos aferramos al pasado o nos enfocamos en lo que falta. A mí me sirve la escritura para hacerme consciente de mi proceso, como un todo. Allí uno se da cuenta que son más los puntos positivos que los lunares negros. Muchas veces es cuestión de perspectiva…saludos

      Me gusta

  4. Planear todo en la vida, si fuera un deporte extremo los alemanes serían campeones! Sí, la experiencia alemana está llena de planeación, puntualidad y disciplina (no tanto en las nuevas generaciones), hasta el tiempo libre se planea minuciosamente. Aún con todo estos elementos que hacen parte del sistema alemán, no estár en crisis económica y tener un sistema de bienestar muy efectivo, la gente nunca está contenta. Eso me impresiona mucho. Lo bueno de la experiencia alemana es aprender de lo bueno y mezclarlo con nuestro software latino. Hace dos días me decía una alemana. “Ustedes definitivamente son muy simpáticos, le sonríen a la vida, son optimistas, son serviciales. no son como nosotros que siempre estamos frunciendo la frente y quejándonos por todo”.

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola Aldewin…totalmente de acuerdo. Como dices tu, lo bueno está en mezclar lo mejor de los dos mundos. Siempre llevaremos nuestra esencia latina, aunque en el proceso adaptemos cosas nuevas de la cultura que nos recibe…saludos

      Me gusta

  5. Me gusta mucho su articulo, deseo ir a vivir a Alemania en un par de años, quiero que mis hijas estudien en Europa, yo soy Geografo, y espero encontrar un buen trabajo en el país bávaro, quiero conocer mas sobre su cultura, estoy en este momento ingresando a la academia de idiomas para aprender Aleman junto con mi esposa y mis hijas, lo que escribes me sirve de guía para mi futuro viaje. gracias

    Le gusta a 1 persona

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s